SOSA&MARINA CONSULTING

El poder preventivo para evitar el procedimiento de incapacidad

El apoderamiento ad cautelam nos permite tomar medidas ante un futuro caso de incapacidad sin necesidad de esperar la resolución judicial

El poder preventivo para evitar el procedimiento de incapacidad

En nuestro despachos de abogados para incapacidad y tutela tenemos muy claro que, ante circunstancias complicadas en las que hablamos de personas incapaces, no solo se requiere la habitual máxima diligencia a la hora de actuar, sino también saber anticiparse a lo que puede llegar.

Por eso hoy queremos profundizar en un aspecto básico en este sentido como es el poder preventivo, aunque ya hablamos previamente sobre ello.

 

La vía del poder preventivo para ayudar a personas discapacitadas

Ya sabemos que cuando una persona no puede valerse por sí sola, la vía judicial de la incapacidad es la solución. Pero hasta que se produce, puede pasar un tiempo considerable hasta ese momento.

Por tanto, ¿qué hago mientras? ¿me resigno a que mis asuntos se queden “esperando” mientras se tramita el procedimiento judicial? Pues no, no se resigne. Existe otra manera para poder actuar entretanto.

Mire, como decíamos en el artículo anterior sobre cómo ayudar legalmente a las personas discapacitadas, la judicial NO es la única vía. Por cierto, una vía Judicial que ha sido recientemente modificada, y de cuya reforma, que entrará en vigor a finales de agosto, nos ocuparemos en breve.

 

Qué es el PODER PREVENTIVO

También denominado apoderamiento ad cautelam, como decíamos, el poder preventivo es la mejor solución cuando las circunstancias no nos permiten esperar a esa resolución judicial frente a un procedimiento de incapacidad.

El poder preventivo nos solucionará varios problemas futuros. Básicamente es nombrar un representante en previsión de que en un futuro me afecte alguna causa de discapacidad, cuando ya no pueda realizar lo que hago en el día a día

Y la libertad para ordenar dicho poder es muy amplia, pues yo, que soy quien lo otorga, puedo decidir varios aspectos clave.

 

La utilidad del poder preventivo

 

Como vas a poder apreciar, tiene extraordinarias ventajas para prevenir casos desagradables para no quedarnos desamparados en una situación de incapacidad. Y, como decíamos, lo mejor de todo es que hay una absoluta libertad para que puedas elegir sobre circunstancias muy concretas y específicas.

 

Efecto inmediato desde el momento de su acreditación

La primera gran ventaja de este apoderamiento es que puede llegar a tener efecto desde el mismo momento que se pueda acreditar. Esto es muy útil, por ejemplo, cuando se trata de que se emita un informe médico en el que se establece que ya no se tiene capacidad. 

Varios representantes

Ante el inconveniente de que solo dependa de una persona aquello que dejes en sus manos, puedes confiar en varias para tener más tranquilidad. De esta forma puedes decidir que sean una o varias las personas que me representen y cómo actuar en su caso. Por ejemplo, que para lo que se considere más trascendente intervengan conjuntamente varios apoderados.

Para qué actos concretos lo consideras válido

También se puede concretar para qué actos en cuestión quieres que sirva el poder. No es necesario que esté generalizado, lo que te da mucha libertad de decisión. Por ejemplo, puede servir para que te otorguen poder a la hora de hacer la declaración de la renta, pero no para cuando vayas a vender el coche o la vivienda.

Decidir el tiempo que permanece con efecto

De igual modo, este poder preventivo tiene la validez de duración que tú quieras darle. Así, podrás decidir si lo deseas que quede sin efecto cuando el juez nombre algún tutor en cuestión o bien podrías decidir incluso que continúe siendo válido, aunque haya tutor, si el juez así lo estima.

De anulación flexible

Y por supuesto, lo más importante. No solamente podrás establecer el periodo de vigencia de dicho poder hasta que llegue la vida judicial o el nombramiento del tutor, sino que también podrá ser anulado en cualquier momento mientras se siga estando capacitado.

 

Inconveniente del poder preventivo

Como ves, tienes bastante libertad a la hora de confeccionar tu propio poder preventivo. No obstante, dicho apoderamiento ad cautelam tiene un inconveniente que es necesario conocer: que la falta de control judicial deja al apoderado libre de acometer determinados actos si no está bien redactado dicho Poder Preventivo.

Por eso es muy importante dejarse asesorar por nuestros expertos abogados en Valladolid especialistas en esta materia. Consúltenos todas sus dudas para que pueda redactar un buen poder preventivo y de esa manera estar protegido si llega el momento.

 

Te ayudamos con tu poder preventivo para futuros casos de incapacidad

Como conclusión, la lista que le hemos hecho solo recoge algunos supuestos, pero esta enumeración podría ser muy extensa. Por eso, en el Despacho nos adaptamos a los deseos y necesidades del cliente, y confeccionamos para él un traje a medida.

Y, por supuesto, con la tranquilidad y la garantía de que este Poder siempre puede revocarlo o modificarlo si las circunstancias de la vida cambian.

El poder preventivo nos aporta la seguridad de que la gestión de nuestros asuntos no se bloquee, sino que quede en unas manos de confianza cuando nosotros, desgraciadamente, no estemos en condiciones de poder actuar.

volver al listado de noticias

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar su navegación. Puedes consultar más información en nuestra política de cookies.Leer política de cookies

Configurar Aceptar