SOSA&MARINA CONSULTING

Aspectos importantes acerca de la incapacitación

Muchas familias y algunos colectivos se plantean a diario el conflicto de la declaración de incapacidad, cuándo procede o quienes han de ser tutores y sobre todo, qué tipo de actos puede o no realizar el representante de ese incapaz.

Nadie puede ser declarado incapaz sino por sentencia judicial en virtud de las causas establecidas en la ley, nos dice el art. 199 del Código Civil. Y entre esas causas (art. 200) están las enfermedades o deficiencias persistentes físicas o psíquicas que impiden a la persona gobernarse por sí misma. Los menores sí pueden ser incapacitados (201).

Para corregir esta situación, el art. 215 del Código Civil articula las figuras de la tutela, la curatela o el defensor judicial, ya sea para la guarda y protección de la persona y bienes o bien solo de la persona o de los bienes.

Es un supuesto bastante habitual encontrarnos con personas de avanzada edad que comienzan a tener episodios de lagunas en su memoria. En tales supuestos, lo primero aconsejable es la realización de testamento, pues se evitarán sus herederos gastos y trastornos innecesarios (incluso evitar en determinados casos, acudir a la vía judicial para interponer un proceso ab intestato). Y el segundo consejo es la realización de un poder amplio nombrando un administrador, de modo que pueda administrar su patrimonio.

Cuando un profesional debe actuar con un menor o un incapaz debe estar muy alerta para adoptar todo tipo de cautelas y evitar cualquier infracción legal o de sus respectivos códigos deontológicos. La mejor receta para estos profesionales es buscar el asesoramiento adecuado siempre antes de iniciar su trabajo.

Consútenos si necesita expertos Abogados para incapacidad y tutela en Valladolid&

volver al listado de noticias